Sistema político y (des)esperanza

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículo de opinión de Mariola Urrea publica el 02/11/2020 en El País (enlace)

Sistema político y (des)esperanza

Las democracias liberales siguen siendo modelos políticos esperanzadores por su capacidad para tejer una tupida red de protección y seguridad desde la que enfrentar las consecuencias de toda adversidad

El coronavirus no solo tiene capacidad para hacernos enfermar físicamente hasta la muerte. También tiene fuerza para acentuar peligrosamente las debilidades que ya presentaba nuestro sistema político, económico y social hasta deteriorarlo irreversiblemente. Así, las medidas que las administraciones están teniendo que adoptar en forma de confinamientos perimetrales, cierres de sectores económicos, toques de queda y quién sabe si nuevos confinamientos domiciliarios, como los ya adoptados en otros países vecinos, tienen una incidencia muy significativa en el ánimo de una ciudadanía muy agotada, además de preocupada, desconcertada y, también, desesperanzada. No en vano, la dureza del momento presente, unida a los elevados niveles de incertidumbre sobre el futuro, limitan gravemente la capacidad de la sociedad para manejarse con cierta serenidad. En este contexto, la pregunta resulta obvia ¿Dónde encontrar la seguridad a la que asirse?

La respuesta, a nuestro entender, solo puede venir desde el espacio de la acción política. La política es, de hecho, el único instrumento capaz de emplazar a unos y a otros a (re)construir esa idea de “bien común” que describe Michael J. Sandel en su último libro La tiranía del mérito ¿Qué ha sido del bien común? (2020). Un bien común entendido como el resultado de “una deliberación con nuestros conciudadanos acerca de cómo conseguir una sociedad justa y buena que cultive la virtud cívica y haga posible que razonemos juntos sobre los fines dignos y adecuados para nuestra comunidad política”. Impulsar algo así, requiere mucha humildad y exige una vida pública con menos rencores y más generosidad. ¿Es reconocible esta idea de búsqueda del bien común en nuestra realidad política actual? No lo parece. Con todo, nada obliga a conformarnos con una manera de hacer política claramente mejorable. La pandemia, de hecho, ofrece el contexto perfecto para exigir un ejercicio comprometido de renovación moral de la política capaz de generar más espacios de acuerdo en aquellos aspectos esenciales que entroncan con el interés común. Una reivindicación que no limita, ni mucho menos, la capacidad de los partidos para competir con propuestas diferenciadas que faciliten a los ciudadanos la posibilidad de elegir según sus propias preferencias.

Con todo, más allá de la frustración que provocan algunos representantes políticos con su mal desempeño, convendría evitar que el desencanto acabe proyectándose sobre todo el sistema haciéndolo responsable de cualquier infortunio. De hecho, y aunque resulte algo naïf, creo imprescindible insistir en la tranquilidad que deberíamos encontrar en el hecho de formar parte de un sistema democrático consolidado, asentado en instituciones nacionales y europeas robustas, con procedimientos de toma de decisión bastante depurados, con capacidad todavía para ordenar debates de utilidad encaminados a incrementar el grado de bienestar de la ciudadanía y con mecanismos de resolución de discrepancias confiables. Las democracias liberales, al margen de todos sus defectos, siguen siendo modelos políticos esperanzadores por su capacidad para tejer una tupida red de protección y seguridad desde la que enfrentar, con ciertas garantías de éxito, las consecuencias de toda adversidad. No lo olvidemos.

Mariola Urrea

Mariola Urrea Corres (Pamplona, 1974). Doctora en Derecho y Diplomada en Altos Estudios de la Defensa Nacional. Profesora Titular de Derecho Internacional y Unión Europea en la Universidad de La Rioja. Con una amplia formación en centros de referencia internacional [Europa-Institut, Universidad de Saarbrücken, (Alemania); Max Planck Institut de Heidelberg, (Alemania); Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia) o New York University, Nueva York, (EE.UU.)] su labor investigadora se ha centrado en el estudio del modelo de integración de la Unión Europea, con especial atención a las fórmulas de integración diferenciada dentro y fuera de los Tratados. También está interesada en las cuestiones de seguridad y defensa de la Unión, así como todo lo relativo a la participación de las Comunidades Autónomas en el proceso de toma de decisiones de la Unión Europea como gobierno multinivel. En la actualidad es investigadora principal de un proyecto nacional en el ámbito de la Economía Circular. En 2013 recibió el Premio de Investigación García Goyena de la UNED y en 2017 recibió el Premio Francisco Javier de Landaburu de Eurobaske. Desde hace doce años ejerce como analista en el Programa Hoy por Hoy (Cadena SER) y publica una columna de opinión con periodicidad quincenal en El País

Más publicaciones y noticias

Proteger desprotegiendo

Artículo de opinión de Mikel Mancisidor @MMancisidor1970  el 28 de noviembre de 2021 en DEIA (enlace) Proteger desprotegiendo Celebro la decisión

Leer más »

Lortu arte

Artículo de opinión de Juanjo Álvarez  @jjalvarez64 publicado el 28/11/2021 en Noticias de Álava (enlace) Lortu arte Con un importante

Leer más »
Ir al contenido