La hora de la verdad: ¿trumpismo o conservadurismo liberal?

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Artículo de opinión de Cristina Monge  @tinamonge  publicado el 20 de febrero de 2022 en InfoLibre (enlace).

La hora de la verdad: ¿trumpismo o conservadurismo liberal?

Ampliemos el foco para entender algo mejor la implosión del Partido Popular. Evitemos quedarnos en anécdotas y chascarrillos más propios de la prensa rosa, para intentar comprender de qué va esto y qué nos indica. Procuremos aislar el ruido para encontrar las señales.

El liderazgo de Pablo Casado fue la opción menos mala del congreso del Partido Popular en julio de 2018, dos meses después de una moción de censura que perdió Mariano Rajoy ligada a un caso de corrupción, la sentencia de la Gürtel. La rivalidad entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal acabó en un trasvase de votos de la segunda a Pablo Casado, convirtiéndose este en presidente del PP. Tenía ante sí el enorme reto de emprender una travesía por el desierto con tres grandes objetivos: acabar con la vinculación de sus siglas a la corrupción, reunificar al partido que ya estaba roto en varios pedazos, y aglutinar al conjunto del electorado conservador, entonces ya repartido en tres formaciones políticas.

Tres años y medio después, no ha logrado alcanzar ninguno de tales objetivos: la corrupción sigue acompañando al PP y ni siquiera ha sido capaz de materializar ese gesto simbólico de vender la sede; el partido ha ido profundizando sus fracturas internas; y, desde la repetición electoral del 10 de noviembre de 2019, la casi desaparición de Ciudadanos ha beneficiado electoralmente más a Vox que al propio Partido Popular. El colmo fue el resultado electoral de Castilla y León. Un adelanto forzado, jugando contra sus expectativas (y perdiendo), para acabar cambiando una cómoda alianza con Ciudadanos por una endiablada relación con Vox, que reclama entrar en el gobierno.

En este contexto, el pulso que Díaz Ayuso plantea a Casado a partir de la victoria electoral del 4 de mayo se ha ido traduciendo en un incremento de popularidad de la presidenta madrileña, convertida en un icono de muchas cosas. No es fácil calificar a Ayuso con una sola etiqueta y sus perfiles requieren de muchas matizaciones. Tan pronto exime de culpa a los curas pederastas como planta cara a Monasterio diciendo que deje de criminalizar a los menores inmigrantes (aunque ella misma lo haga en otras ocasiones). Se le ha calificado de trumpista, y en efecto hay mucho de ello, pero merece la pena profundizar más en el personaje. De momento, hoy es el símbolo de las bases cabreadas (sobre todo las madrileñas) contra la dirección del partido, que se manifiestan frente a Génova pidiendo la dimisión del presidente y el secretario general y exhibiendo carteles de Ayuso Moncloa 2023.

Lo que parece fuera de toda duda es que, salvo giro abrupto de guion, el Partido Popular está lejos de culminar la travesía por el desierto que debió haber iniciado en julio de 2018 tras la moción de censura que lo sacó de la Moncloa

La movilización contra Casado de parte de la derecha que se ha podido contemplar en las últimas horas abre un futuro incierto. Todo apunta a la celebración de un congreso extraordinario o a una interinidad pactada mientras llega el ordinario, previsto para julio. En cualquier caso, Ayuso mantiene su exigencia de que se celebre ya el congreso en la Comunidad de Madrid de donde saldría como presidenta regional, lo que le reportaría mayor poder orgánico. Los partidos tienen mecanismos para resolver estas crisis, y si la dirección nacional del PP no es capaz de articularlos, lo harán otros líderes territoriales. Lo que parece fuera de toda duda es que, salvo giro abrupto de guion, el Partido Popular está lejos de culminar la travesía por el desierto que debió haber iniciado en julio de 2018 tras la moción de censura que lo sacó de la Moncloa.

Así las cosas, hay ya asuntos interesantes que nos revelan lo ocurrido en los últimos cuatro días, y algunas dudas que quedan por resolver.

Tres cosas que ya hemos aprendido:

  1. Lo más importante que tiene que hacer un partido es saber leer el estado de ánimo social: esa fue la clave del resultado de Ayuso el 4M en Madrid, en contraste con otras elecciones con mayor peso de Génova, y eso es lo que le está faltando a la dirección nacional del Partido Popular. El enorme error cometido en el adelanto de elecciones en Castilla y León revela que al PP le están fallando los sensores sociales que tendrían que permitirle interpretar la realidad, lo que ha metido a los de Casado en una situación de enorme debilidad, que desde la Puerta de Sol no se ha dudado en aprovechar.
  2. Para la derecha pesa más la familia que la corrupción: Cuando el tándem Ayuso-Miguel Ángel Rodríguez hacen estallar la bomba del supuesto espionaje en el momento de mayor debilidad de Casado, lo hacen partiendo de la convicción de que la familia (biológica y política) es para el entorno conservador un valor muy superior a la corrupción. Ante la disyuntiva “corrupción versus familia”, ellos se muestran convencidos de que gana la primera. Y de momento, viendo las reacciones de otros barones del PP y de los medios de comunicación más afines, parece que aciertan. En la misma dirección apuntan estos como este, donde se demuestra que en España la corrupción se penaliza poco en las urnas.
  3. Urge desprivatizar los partidos: Lo dijeron Joan Navarro y Gómez Yáñez en su libro Desprivatizar los partidos políticos, de la colección que comparten Más Democracia y la editorial Gedisa. Los partidos son extrañas criaturas de naturaleza jurídica privada, pero lo que pasa en su interior tiene enormes repercusiones públicas y políticas. La implosión del Partido Popular, termine como termine, no dejará indiferente ni a izquierdas ni a derechas, y es muy probable que se lleve por delante unos cuantos puntos de calidad democrática.

Y tres incógnitas por despejar:

Una última cuestión, esta vez en forma de ruego, a los medios de comunicación y analistas de la órbita conservadora:

Que los líderes políticos se enfrenten a muerte es un problema, sí, pero que lo hagan en público como estamos viendo ahora es mucho peor. No sólo destrozan su credibilidad, la de su organización y por ende la de la democracia, sino que contribuyen a ponerlo todo perdido de insultos y descalificaciones. Mucho más cuando algunos medios participan alegremente en la rebatiña. Si no, echen un ojo a algunos de los columnistas de la prensa conservadora. Señores, señoras, ¡un poco de respeto por el espacio público, que se supone que ustedes son gente de orden!

Cristina Monge

Cristina Monge es politóloga y doctora por la Universidad de Zaragoza, donde elaboró, en el Departamento de Derecho Penal, Filosofía del Derecho, e Historia del Derecho, su tesis doctoral sobre la idea y práctica de participación en el movimiento del 15-M Máster en Unión Europea por la UNED, Postgrado en participación ciudadana por la Universidad de Zaragoza, Máster en comunicación política por la Universidad Autónoma de Barcelona, y experta en función gerencial de ONGs por ESADE. Profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza y tutora de Sociología y Ciencia Política en la UNED, colabora en centros de formación como el INAP y en estudios de postgrado de distintas universidades en materias relacionadas con la participación ciudadana, la calidad democrática y la emergencia climática. Es asesora ejecutiva de Fundación Ecología y Desarrollo y miembro del consejo asesor de la Fundación Renovables. Analista política para El País, Cadena SER, TVE, Infolibre, Green European Journal, y miembro del consejo editorial de la revista Ethic. En Agenda Pública coordina la sección de Transición Energética. Es autora de la monografía 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad (PUZ, 2017), que recoge buena parte de su tesis doctoral, y co-editora de la colección Más Cultura Política, Más Democracia (Gedisa), en la que además ha publicado Hackear la Política (2019).

Más publicaciones y noticias

Cien días

Artículo de opinión de Mikel Mancisidor @MMancisidor1970  el 5 de junio de 2022 en Noticias de Álava (enlace) Cien días Esta

Leer más »
Ir al contenido