La fuerza de lo negativo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículo de opinión de Juanjo Álvarez  @jjalvarez64 publicado el 24/01/2021 en Deia (enlace) 

La fuerza de lo negativo

En medio de la tercera ola de la pandemia y en una situación de creciente alarma social las autoridades nos instan a que mostremos como ciudadanía responsabilidad colectiva para hacer frente a la COVID-19.  Mucha gente, la gran mayoría, respeta las medidas y contribuye desde su actuar responsable a que se cumplan; sigue habiendo, es cierto, una minoría que hace aflorar su inmadurez y su apego al individualismo insolidario y egoísta: solo el pasado fin de semana se tramitaron por incumplimiento de las normas cerca de 1000 denuncias y hubo 18 detenciones en Euskadi.

Esta preocupante situación nos interpela de nuevo a la ciudadanía: debemos dejar de comportarnos de forma cuasi pasiva, reactiva, imbuidos por una especie de gregarismo social inducido a su vez por el temor a las medidas coercitivas y a las amenazas de sanción. No es fácil, pero es tiempo de alzar la energía positiva, de pasar a ser proactivos y anticiparnos con responsabilidad (individual y colectiva), de reaccionar cívica y solidariamente frente al bucle de negatividad, de cierta pesadumbre y de cansancio que toda esta situación parece estar generando en parte de nuestra sociedad.

La lealtad social no debe medirse en el seguidismo acrítico de las medidas impuestas con el único aliciente de no recibir una sanción; salir fortalecidos como ciudadanía, como pueblo requiere de una rebelión cívica anclada en la solidaridad, en la responsabilidad social; exige reforzar nuestra pujanza como sociedad civil cohesionada. Exige no pensar solo en buscar un responsable, un culpable; exige no cargar el discurso solo de reproches, de quejas, de subrayar los errores del otro. Exige ser conscientes de nuestra interdependencia social porque solo unidos y cohesionados podemos salir adelante.

Es una pena que como sociedad tengamos que operar y funcionar a golpe de Decreto; no es posible sustentar la fortaleza de esa responsabilidad colectiva sólo en el temor a las sanciones. Sería deseable que toda la secuencia de limitaciones que se están teniendo que implantar tuvieran plena operatividad práctica articuladas como recomendaciones y no como obligaciones imperativas cuyo incumplimiento se traduzca en multas; ¿es posible reforzar la responsabilidad colectiva sin utilizar como herramienta el autoritarismo y el miedo?, ¿estamos preparados como sociedad para ello?

En 2010 el francés Stéphane Hessel reflexionaba desde su lema “Indignez-vous! acerca de la falta de movilización social frente a lo que él definía como crecientes desigualdades sociales. En realidad, estaba realizando un llamamiento ante la falta de compromiso social en nombre del sentimiento ante la injusticia.

Si proyectamos ese sugerente razonamiento de movilización social como vía de canalización de la indignación sobre el momento presente cabría preguntarse si es posible solventar esta crisis pandémica solo enarbolando la pancarta de lo negativo, de la frustración o del pesimismo. La respuesta es clara: junto a la indignación que provocan comportamientos tan lamentables como los conocidos esta semana en relación a quienes han decidido saltarse el orden de vacunación mostrando así su obsceno egoísmo y su desviación ética, estamos ante una pandemia que provoca hartazgo, miedo, parálisis, hastío…y por todo ello hay que promover acciones en defensa del bien común, debemos ser conscientes de que nos necesitamos unos a otros, somos seres sociales, debemos crecer en nuestra interdependencia como forma de cohesionarnos más y mejor.

El narcisismo, ese culto al individualismo que ha imperado en esta era postmoderna anclada en una lógica emotiva y hedonista debe dejar paso a la movilización solidaria en favor del otro, a sumar esfuerzos, a ser conscientes de nuestra debilidad como individuos aisladamente considerados. Nuestra fortaleza radica en sumar, en lo social. Por todo ello la responsabilidad es la piedra angular del porvenir de nuestra sociedad. Responsabilidad colectiva e individual.

Corren tiempos difíciles, y por ello ahora toca remontar esta dura situación y trabajar codo con codo, en positivo, en modo auzolan social. Nos va mucho en ello.

Juan José Álvarez

Secretario de GLOBERNANCE (Instituto para la Gobernanza Democrática). Juan José Álvarez es Doctor en Derecho, en el área de Derecho Internacional Privado, por la UPV/EHU; obtuvo el premio extraordinario de Doctorado , junto al Premio Extraordinario de Licenciatura y examen de Grado, con la Calificación de Sobresaliente/ Matrícula de honor. Recibió el Premio Eusko-ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales del año 2015. Es Catedrático de Derecho Internacional Privado de la UPV/EHU y profesor visitante en numerosas Universidades y centros de investigación nacionales y europeos. Es cofundador y Secretario de GLOBERNANCE (Instituto para la Gobernanza Democrática). Fue Secretario General del Consejo Vasco del Movimiento Europeo (EUROBASK/CVME) (Mayo de 2003-2012) y designado como experto por la COMISIÓN EUROPEA (Dirección General de Justicia, Libertad y Seguridad), con fecha 17 de diciembre de 2007, para las áreas de Justicia Civil, fronteras, protección de datos personales y ámbitos de seguridad. Sus líneas de investigación se centran en el Derecho Marítimo, Derecho del comercio internacional y DDHH, Derecho europeo y ámbitos vinculados a los conflictos internos. Entre sus últimas investigaciones cabe citar Las Lecciones Jurídicas del Caso Prestige”. Hacia un nuevo Derecho de daños marítimo: tendencias actuales (ARANZADI THOMSON REUTERS, 2012), Human Rights in Business. Removal of Barriers to acces to Justice in the European Union TAYLOR-FRANCIS, 2017), «Brexit y Gibraltar: la perspectiva de las personas jurídicas. Incidencia sobre la libertad de establecimiento y prestación de servicios”,El Brexit y Gibraltar. Un reto con oportunidades conjuntas, Madrid, (ESCUELA DIPLOMÁTICA, 2017), «Crisis Matrimoniales y Conflictos de leyes internos”, Crisis Matrimoniales Internacionales y sus efectos. Derecho Español y de la Unión Europea, TIRANT LO BLANCH, 2018). Es coordinador del observatorio jurídico transfronterizo hispano-francés y director de la Cátedra Universidad-Empresa de CONFEBASK. HTTP://WWW.EUSKOMEDIA.ORG/AUNAMENDI/24402

Más publicaciones y noticias

Ir al contenido