Evaluar ahora y no cuando sea tarde

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Evaluar ahora y no cuando sea tarde

Artículo de opinión de Cristina Monge  @tinamonge  publicado el 30 de septiembre de 2020 en El País (enlace). 

Uno de los secretos mejor guardados de la pandemia en España es por qué su gestión no se está evaluando de forma externa y con profesionales independientes. El Gobierno insiste en que ahora está centrado en intentar contener al virus, y que ya llegará el momento de evaluar. ¿Cuándo será ese momento? ¿Cuándo ya no haya nada que corregir y mejorar, porque la pandemia haya terminado o porque se nos haya llevado por delante?

Si “investigar en España es llorar”, como decía Santiago Ramón y Cajal, intentar evaluar es llorar en soledad, máxime si de políticas públicas se trata, y especialmente desde que en julio de 2017 el gobierno presidido por Mariano Rajoy disolviera la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (Aeval), que tenía como objetivo la promoción y realización de evaluaciones y análisis de impacto de las políticas y programas institucionales. Esto ha supuesto, a la larga, un abandono de los procesos de evaluación, pese a los esfuerzos realizados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), quien, además, plantea ahora reforzar esta línea en su Plan Estratégico 2020-2026.

Si el motivo de la disolución de Aeval fue, simplemente, ahorrar gasto, conviene analizar hasta dónde puede llegar el coste de no tener un órgano de evaluación de políticas públicas. Como ocurre con todo lo sustancial -con la educación, con la salud o con el medio ambiente, por ejemplo-, si invertir en ellos es caro, aterra pensar lo caro que puede salir no hacerlo.

En definitiva, adolecemos de una falta de cultura de evaluación en el conjunto de las administraciones públicas y en otras organizaciones privadas, que resulta todo un hándicap para la gestión. Probablemente porque se ve como un proceso en busca de culpables, con ánimo inquisitorial y estigmatizador; pero siendo cierto que, en algunos casos, quien lo propone, puede estar buscando ese efecto, tal situación podría combatirse sistematizando la evaluación de manera que forme parte de los procesos de gestión habituales.

La evaluación de políticas públicas es una técnica basada en un método sistemático, riguroso y transparente, de recopilación y análisis de información, que permite medir y calificar todas las fases de una política, es decir: su diseño, gestión, resultados y efectos. Lo hace partiendo de criterios e indicadores previamente determinados que permiten comprobar si los objetivos planteados se han conseguido y hasta qué punto son atribuibles a esa política, y de esa forma tomar decisiones que ayuden a mejorar la gestión. El proceso de evaluación debe estar contemplado ya al inicio de cualquier política, y debe ser algo permanente que acompañe a la gestión, no algo que ocurre al final, cuando ya no hay remedio. La buena noticia es que España, y la Administración Pública en concreto, tiene excelentes profesionales que podrían desarrollar este aspecto de la política pública. Especialmente ahora, que nos va la vida en ello.

Cristina Monge

Cristina Monge es politóloga y doctora por la Universidad de Zaragoza, donde elaboró, en el Departamento de Derecho Penal, Filosofía del Derecho, e Historia del Derecho, su tesis doctoral sobre la idea y práctica de participación en el movimiento del 15-M Máster en Unión Europea por la UNED, Postgrado en participación ciudadana por la Universidad de Zaragoza, Máster en comunicación política por la Universidad Autónoma de Barcelona, y experta en función gerencial de ONGs por ESADE. Profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza y tutora de Sociología y Ciencia Política en la UNED, colabora en centros de formación como el INAP y en estudios de postgrado de distintas universidades en materias relacionadas con la participación ciudadana, la calidad democrática y la emergencia climática. Es asesora ejecutiva de Fundación Ecología y Desarrollo y miembro del consejo asesor de la Fundación Renovables. Analista política para El País, Cadena SER, TVE, Infolibre, Green European Journal, y miembro del consejo editorial de la revista Ethic. En Agenda Pública coordina la sección de Transición Energética. Es autora de la monografía 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad (PUZ, 2017), que recoge buena parte de su tesis doctoral, y co-editora de la colección Más Cultura Política, Más Democracia (Gedisa), en la que además ha publicado Hackear la Política (2019).

Más publicaciones y noticias

Ir al contenido