Estar a la altura

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Artículo de opinión de Mikel Mancisidor @MMancisidor1970  el 27 de febrero de 2022 en Deia (enlace)

Estar a la altura

Lo anunciado por Biden se ha cumplido punto por punto. Quien nos ha mentido directamente es Putin

LAS guerras tienen vida propia. Una vez desatadas escapan al control de los actores y evolucionan autónomamente de formas insospechadas. De nuevo estamos ante la incertidumbre, el territorio desconocido y el futuro no escrito.

El viejo adagio que dice que la primera víctima de una guerra es la verdad nos previene contra la ingenuidad y nos arma con unas sanas dosis de sospecha, pero no deberíamos confundir el espíritu crítico con ese cinismo pretendidamente sofisticado del que atraca en el puerto franco de la equidistancia. Necesitamos reconocernos en algunas convicciones. No deben ser principios inamovibles sino provisionales, sometidos al contraste con la realidad y abiertos a ser corregidos. Comparto aquí cuatro de estas convicciones (sobre el derecho, los actores en el conflicto, nuestra sociedad y la información) que de momento me sirven.

Sobre el derecho. No es cierto aquello de que inter arma silent leges. Es precisamente cuando la convivencia se rompe que necesitamos la orientación de un derecho que nos diferencie de quien tergiversa los hechos y las normas para acomodar todo a sus intereses de cada momento. La agresión de Rusia viola los principios más elementales del Derecho Internacional. El propósito de la ONU era «suprimir los actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios del derecho internacional, el arreglo de controversias susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz». Para ello la ONU se creó «basada en el principio de la igualdad soberana de todos sus miembros (los cuales) arreglarán sus controversias por medios pacíficos de tal manera que no se pongan en peligro la paz y la seguridad». Y se añadía que «los miembros de la ONU se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia de cualquier Estado». La Carta de la ONU ha sido aplastada por los tanques de Putin. In claris no fit interpretatio.

Sobre los actores. En este conflicto hay un agresor que es la Rusia de Putin, y unas víctimas que son Ucrania, la paz y el derecho. Los demás actores –los EE.UU., la Unión Europea o la OTAN– pueden hacerlo mejor o peor en unas circunstancias endiabladamente complejas y peligrosísimas, pero sus responsabilidades no son, en caso de existir, comparables a la del agresor. Ponerlas en el mismo nivel es hacer el juego al violador. Las fantasías historicistas y victimistas no justifican la agresión. Las redes se habían llenado estas semanas de críticas a Biden, pero lo anunciado por él se ha cumplido punto por punto. No vale aquello de que le pegué porque me acusó de ser violento. Quien nos ha mentido de modo directo y repetido es Putin.

Sobre nuestra sociedad. Nos va a tocar pagar muy cara la locura de Putin. Las sanciones son un camino de doble sentido y tocará apechugar. Veremos si además de jugar a la guerra en redes somos capaces de asumir serios sacrificios por la protección de nuestros intereses y principios. La experiencia de la pandemia no invita al optimismo. La segunda mejor arma de Putin, tras sus misiles nucleares, es la facilidad con la que ciertos sectores de nuestra sociedad tragan su propaganda, intelectual y éticamente miserable pero exitosa.

Sobre la información. En nuestra sociedad existen medios con profesionales trabajando con razonable libertad, abiertos a diferentes fuentes, estudiando y destilando informaciones diversas. En Rusia tenemos aparatos de propaganda de un dictador que ha perseguido y asesinado opositores y periodistas, que ha eliminado los medios libres, que ha censurado las redes sociales y que esta semana ha encarcelado en una sola noche a cientos de personas por el delito de manifestarse pacíficamente contra la guerra. Entre unas y otras fuentes usted es libre –todavía– de elegir a quién prefiere otorgar mayor credibilidad. Es una libertad de la que deberíamos saber estar a la altura.

Mikel Mancisidor

Mikel Mancisidor, jurista y doctor en Relaciones Internacionales y Diplomacia (Geneva School of Diplomacy), es miembro (experto independiente) del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU (2013-2024). Es miembro del Consejo de Gobierno de la Universidad de Deusto, donde enseña Derecho Internacional. Desde 2015 es miembro del Faculty (como Adjunct Professor) del Washington College of Law (American University) a cargo del curso Advanced Studies on International Human Rights Law. Desde 2016 imparte docencia en los cursos del Instituto Internacional de Derechos Humanos René Cassin (Estrasburgo). Ha participado en numerosas conferencias internacionales de la ONU y la UNESCO. Premio de Humanidades, Cultura y Ciencias Sociales de Eusko Ikaskuntza – Laboral Kutxa (2020), miembro de número de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País (2019) y Medalla de Oro de los Derechos Humanos de la Liga Pro-Derechos Humanos (2013). Colaborador habitual en prensa escrita.

Más publicaciones y noticias

Ir al contenido