El remplazamiento

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Artículo de opinión de Daniel Innerarity @daniInnerarity publicado el 19/03/2022 en La Vanguardia @LaVanguardia (enlace) (enllaç)

El remplazamiento (debajo en catalán)

Una manifestación de que no sabemos qué hacer con los giros de la historia es que ni siquiera nos ponemos de acuerdo en cómo interpretarlos, como una sacudida pasajera o como una disrupción absoluta. Los acontecimientos inéditos producen en unos perplejidad y en otros histeria, posiciones desde las que no se piensa bien y se actúa peor. Cada vez que surge un fenómeno social poderoso o una tecnología que parece alterarlo todo el panorama se llena los peores presagios y, entre ellos, uno que podríamos agrupar en el término remplazamiento. Una gigantesca y nueva rivalidad parece amenazar a grupos sociales enteros, culturas y trabajadores.

Llevamos tiempo pensando en esos términos: los libros serían sustituidos por las pantallas, lo analógico por lo digital, la globalización supondría el final de lo local, quien habla de conflictos de identidad se estaría olvidando de los relativos a la redistribución, las redes acabarán con los periódicos, la política será sustituida por los expertos, el hombre blanco se siente amenazado en su supervivencia cuando se reconocen otros derechos además del suyo, la aceptación de la diversidad sexual parece amenazar al feminismo clásico, un pueblo remplazará a otro en virtud de la emigración, las máquinas desplazarán a los trabajadores… No son malestares que puedan interpretarse con las clásicas categorías de la alienación, la subordinación, la explotación o la exclusión sino con una peculiar angustia producida por la amenaza de la propia desaparición. Con razón o sin ella, pensemos en el temor que sienten sectores enteros del mundo del trabajo con la posibilidad de desaparecer, desde el mundo rural de la España vaciada o los chalecos amarillos en Francia, la angustia que el fenómeno de la inmigración produce en ciertos sectores de la sociedad o el temor ante la posible desaparición de industrias vinculadas a formas de energía especialmente contaminantes.

A lo largo de la historia ha habido innumerables efectos de sustitución (de una tecnología por otra, de culturas e incluso civilizaciones enteras), pero también pronósticos de desaparición que no se han cumplido: el libro no acabó con todas las formas de cultura oral, del mismo modo que tampoco los periódicos murieron cuando aparecieron la radio o la televisión y es poco probable que vayan hacerlo transmutados en un formato digital; lo habitual en las sociedades ha sido la movilidad y la mezcla, mientras que la homogeneidad estable era una curiosa excepcionalidad para entretener a los etnólogos; los humanos han vivido siempre en entornos tecnológicos, se han servido de prótesis e instrumentos de diverso tipo y algunos de esos dispositivos, especialmente en los nuevos entornos digitales, se nos emancipan hasta cierto punto y nos obligan a una peculiar renuncia al control absoluto; interpretamos las guerras como combates en los que se juega la supervivencia de unos sobre otros, pero lo que se suele ventilar es más bien una nueva redistribución del poder. Nos imaginamos colonizados por los otros, sometidos a las máquinas, cuando la realidad es que han surgido nuevas configuraciones en las que ambas realidades, nosotros y los otros, los humanos y las máquinas, aun en medio de no pocas tensiones y conflictos, persisten, se mezclan y conviven.

Dos ámbitos en los que este remplazamiento se conjura como una fuerte amenaza son el de la inmigración y el del trabajo. Uno parece preocupar más a la derecha y el otro a la izquierda, pero ambos comparten un miedo similar a la deshumanización, ya sea por el universalismo cultural o por la tecnología. ¿Tiene sentido temer que nos sustituyan los emigrantes o las máquinas?

Comencemos por el asunto de la inmigración, que está dando lugar a una narrativa central en los preparativos para las elecciones presidenciales francesas, pero que se replica en muchos países, especialmente de la mano de la extrema derecha. En Francia el tema del remplazamiento había sido un asunto de la literatura, desde Raspail a Houllebecq, y el candidato Zemmour lo ha convertido en un instrumento electoral. Este presagio se desmiente con la realidad demográfica pero sobre todo si examinamos la simpleza de los conceptos que lo sostienen. De entrada, ese discurso crea un marco mental según el cual quienes vienen de fuera serían los poderosos y los autóctonos los débiles, cuando la realidad es exactamente la contraria. Son más bien quienes llegan los que reciben el impacto de una sociedad que hace valer sus normas y costumbres. Fruto de esa fricción los inmigrantes dejan no pocas huellas en la cultura de acogida, pero es mayor la influencia que reciben y las modificaciones de su estilo de vida que se ven obligados a realizar. No se dan las condiciones para un remplazamiento, pero tampoco el discurso de la integración parece tener en cuenta el dinamismo que se produce en el cruce de las culturas, un fenómeno bidireccional, en el que se producen mezclas e influencias recíprocas. Las sociedades no son unidades cerradas sino espacios porosos que siempre han estado reconfigurando su identidad a partir de experiencias de encuentro y conflicto. La primera inconsecuencia del discurso según el cual nosotros estaríamos siendo remplazados por otros es la dificultad de pensar un nosotros en el que no estuvieran ya presentes muchos otros.

El otro gran remplazamiento amenazante sería el que presagia una sustitución de los humanos por las máquinas, sea por una algoritmización que desnaturalizaría nuestras decisiones democráticas o mediante la automatización que arrasaría los puestos de trabajo. Es curioso que quienes se sienten amenazados sean quienes más creen en los discursos de los tecnócratas que se creen competentes para todo y de las plataformas que desearían que efectivamente el trabajo dejara de existir tal y como lo hemos conocido. Aquí también los malos augurios se apoyan en malos análisis del modo como los humanos y las máquinas se van a relacionar. Si la llamada inteligencia artificial hiciera lo que hace el cerebro humano habría motivos para exultar o para inquietarse, pero lo cierto es que son dos potencias que, pese a su nombre, se parecen bastante poco y colaboran más que competir. Tampoco los sistemas automatizados realizan trabajos sino tareas, lo que es bien distinto. El ecosistema humanos-máquinas no está libre de tensiones y conflictos, pero es mucho más verosímil que consigamos hacerlos complementarios que pensar en una simple sustitución.

Es verdad que toda la dificultad del asunto -de la convivencia social y de la convivencia con las máquinas- está en las transiciones que debemos acometer. En esos tránsitos se ventilan graves cuestiones de justicia y se vuelven a dibujar las brechas entre perdedores y ganadores. La configuración de sociedades más plurales plantea muchos problemas de gestión de la diversidad; la transición ecológica grava más a algunos sectores que a otros; surgirán nuevos empleos y perfiles, pero mientras tanto el balance entre creación y destrucción de empleo es incierto y las compensaciones no serán fáciles ni inmediatas; la digitalización desconecta a determinados sectores de la población, como se pone de manifiesto en la llamada «rebelión en los cajeros», esas protestas de la gente mayor ante una digitalización de los procesos bancarios que suponía de hecho una exclusión financiera.

En todos estos ámbitos el tema no es cuándo se producirá el remplazamiento sino de qué modo configuraremos la futura hibridación (entre nosotros y ellos, las máquinas y los humanos o lo analógico y lo digital). Que una determinada transición deba hacerse e incluso sea inevitable no significa que no quepa llevarla a cabo más que de una manera irreflexiva y desequilibrada. Mientras nos dejamos atrapar por el miedo a mayúsculas amenazas que contemplamos con impotencia, descuidamos la gestión justa de las transiciones que tenemos a nuestro alcance.

 

El remplaçament

Una manifestació del fet que no sabem què fer amb els girs de la història és que ni tan sols ens posem d’acord en com els hem d’interpretar. Cada vegada que sorgeix un fenomen social poderós o una tecnologia que sembla alterar-ho tot, el panorama s’omple dels pitjors presagis i, entre els quals, un que podríem agrupar en el terme reemplaçament. Una gegantina i nova rivalitat sembla amenaçar grups so­cials sencers, cultures i treballadors.

Fa temps que pensem en aquests termes. No són malestars que es poden interpretar amb les clàssiques categories de l’alienació o l’exclusió, sinó amb una peculiar angoixa produïda per l’amenaça de la pròpia desaparició. Amb raó o sense, pensem en el temor que senten sectors sencers del món del treball amb la possibilitat de desaparèixer, des del món rural de l’Espanya buidada o les armilles grogues a França, l’an­goixa que el fenomen de la immigració produeix en certs sectors de la so­cietat o la por davant la possible desaparició d’indústries vinculades a formes d’energia especialment contaminants.

Al llarg de la història hi ha hagut innombrables efectes de substitució (d’una tecnologia per una altra, de cultures i fins i tot civilitzacions senceres), però també pronòstics de desaparició que no s’han complert. Ens imaginem colonitzats pels altres, sotmesos a les màquines, quan la realitat és que han sorgit noves configuracions en què les dues­ realitats, nosaltres i els altres, els humans i les màquines, fins i tot enmig de força tensions i conflictes, persisteixen, es barregen i conviuen.

Dos àmbits en què aquest reemplaçament es conjura com una forta amenaça són el de la immigració i el de la feina. Un sembla que preocupa més la dreta i l’altre l’esquerra, però tots dos comparteixen una por similar de la deshumanització, ja sigui per l’universalisme cultural o per la tecnologia. Té sentit témer que ens substitueixin els emigrants o les màquines?

Comencem per l’assumpte de la immigració, que està donant lloc a una narrativa central en els preparatius per a les eleccions presidencials franceses, però que es repeteix a molts països, especialment de la mà de l’extrema dreta. A França, el tema del reemplaçament havia estat un assumpte de la literatura, des de Raspail fins a Houellebecq, i el candidat Zemmour l’ha convertit en un instrument electoral. Aquest presagi es desmenteix amb la realitat demogràfica, però sobretot si examinem la simplicitat dels conceptes que el sostenen. D’entrada, aquest discurs crea un marc mental segons el qual els que venen de fora se­rien els poderosos i els autòctons els febles, quan la realitat és exactament la contrària. Són més aviat els que arriben els que reben l’impacte d’una societat que fa valer les seves normes i costums. Fruit d’aquesta fricció els immigrants deixen força empremtes en la cultura d’acollida, però és més gran la influència que reben i les modificacions del seu estil de vida que es veuen obligats a realitzar. No es donen les condicions per a un reemplaçament, però tampoc el discurs de la integració no sembla que tingui en compte el dinamisme que es produeix en l’encreuament de les cultures, un fenomen bidireccional, en el qual es produeixen barreges i influències recíproques. Les societats no són unitats tancades, sinó espais porosos que sempre han estat reconfigurant la seva identitat a partir d’experiències de trobada i conflicte. La primera inconseqüència del discurs segons el qual nosaltres estaríem sent reemplaçats per d’altres és la dificultat de pensar un nosaltres en què ja no fossin presents molts d’altres.

L’altre gran reemplaçament amenaçador seria el que presagia una substitució dels humans per les màquines, sigui per una algoritmització que desnaturalitzaria les nostres decisions democràtiques o mitjançant l’automatització que arrasaria els llocs de treball. Aquí també els mals auguris es basen en males anàlisis de la manera com els humans i les màquines es relacionaran. Si l’anomenada intel·ligència artificial fes el que fa el cervell humà, hi hauria motius per exultar o per inquietar-se, però la veritat és que són dues potències que, malgrat el seu nom, s’assemblen bastant poc i col·laboren més que no pas competeixen. Tampoc els sistemes automatitzats no fan feines, sinó tasques, la qual cosa és ben diferent. L’ecosistema humans-màquines no és lliure de tensions i conflictes, però és molt més versemblant que aconseguim fer-los complementaris que pensar en una simple substitució.

És veritat que tota la dificultat de l’assumpte –de la convivència social i de la convivència amb les màquines– està en les transicions que hem d’emprendre. En aquests trànsits s’esbomben qüestions greus de justícia i es tornen a dibuixar les bretxes entre perdedors i guanyadors. La configuració de societats més plurals planteja molts problemes de gestió de la diversitat; la transició ecològica grava més alguns sectors que d’altres; sorgiran nous llocs de treball i perfils, però mentrestant el balanç entre creació i destrucció d’ocupació és incert i les compensacions no seran fàcils ni im­mediates; la digitalització desconnecta determinats sectors de la població, com es posa de manifest en l’anomenada rebel·lió als caixers, aquelles protestes de la gent gran davant una digitalització dels processos bancaris que suposava de fet una exclusió financera.

En tots aquests àmbits, el tema no és quan es produirà el reemplaçament, sinó de quina manera configurarem la futura hibridació (entre nosaltres i ells, les màquines i els humans o l’àmbit analògic i el digital). Que una determinada transició s’hagi de fer i fins i tot sigui inevitable no vol dir que calgui dur-la a terme d’una manera irreflexiva i desequilibrada. Mentre ens deixem atrapar per la por d’amenaces majúscules que contemplem amb impotència, descuidem la gestió justa de les transicions que tenim a l’abast.

Leer más artículos de opinión de Daniel Innerarity

Leer más trabajos de Daniel Innerarity

Leer más noticias

Leer más trabajos de investigación y publicaciones

Ver actividades

Daniel Innerarity

Director de Globernance (Instituto de Gobernanza Democrática) Catedrático de Filosofía Política, investigador «Ikerbasque» en la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea y profesor en el Instituto Europeo de Florencia. Ha sido profesor invitado en la Universidad de La Sorbona, la London School of Economics, el Max Planck Institut de Heidelberg y la Universidad de Georgetown. Ha recibido varios premios, entre otros, el Premio Nacional de Ensayo y el Premio Príncipe de Viana de la Cultura. Su investigación gira en torno al gobierno de las sociedades contemporáneas y la elaboración de una teoría de la democracia compleja. Sus últimos libros son “La política en tiempos de indignación” (2015), “La democracia en Europa” (2017), “Política para perplejos” (2018), “Comprender la democracia” (2018), «Una teoría de la democracia compleja» (2020) y «Pandemocracia. Una filosofía de la crisis del coronavirus» (2020). Es colaborador habitual de opinión en los diarios El Correo / Diario Vasco, El País y La Vanguardia. www.danielinnerarity.es

Más publicaciones y noticias

Ir al contenido