El desafío de la derecha: “¡¿Y qué?!”

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Artículo de opinión de Cristina Monge  @tinamonge  publicado el 22 de mayo de 2022 en InfoLibre (enlace).

El desafío de la derecha: “¡¿Y qué?!”

Hay una expresión, desafiante y provocadora, que sintetiza bien algunos de los movimientos que se están dando en la derecha española: “¡¿Y qué?!”. Lo explica a la perfección Isabel Díaz Ayuso cuando dice que el PP de Madrid es un partido pandillero, callejero y tabernario. Traza así una división más que estudiada entre la gente —la pandilla—, la calle en su sentido populachero —callejero— y ese Madrid de las cañitas que tantos éxitos le ha dado —tabernario—, frente a lo que define como el Gobierno “autoritario” de Sánchez. El personaje que se ha construido es el de la mujer fuerte y descarada a la que la única regla que le importa “es la regla de tres”, y que le dice a Mónica García que a la política se viene llorada de casa.

Si fuera solo una pose podría pensarse que Ayuso ha visto el potencial electoral de convertirse en adalid de lo políticamente incorrecto, que, en efecto, es mucho y con gran capacidad de arrastre. Pero va más allá. Ayuso y su equipo sí que entienden eso de que no existe la política de comunicación, sino que la comunicación es parte esencial de la política, por lo que poco vas a conseguir si lo que comunicas no está acompañado por lo que haces. No es el story-telling, es el story-doing.

Por eso Isabel Díaz Ayuso mira desafiante con la cabeza erguida cuando compone su equipo al frente del PP de Madrid y, pese a que no renueva casi a nadie de la anterior dirección, mantiene en la ejecutiva a Ana Millán, alcaldesa de Arroyomolinos imputada por corrupción, e incorpora a la anterior viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Ana Dávila, la persona que firmó el polémico y controvertido contrato de suministro de mascarillas del que se derivarían los más de 55.000 euros de comisión que cobró el hermano de la presidenta. El mensaje está claro: “¡¿Y qué?!”

El “¡¿Y qué?!” es un grito descarado de desafío a las reglas y valores que no busca ampliar derechos o libertades, sino subvertir los mínimos elementos de convivencia

La presidenta de la Comunidad de Madrid no es la única que ha entendido el potencial del descaro macarra. ¿Qué otra interpretación cabe hacer del viaje del Emérito para participar en las regatas de Sanxenxo? Después de tres regularizaciones con Hacienda que mostraban a las claras el fraude; de ver archivadas sus causas por haber prescrito y considerar que la inviolabilidad le amparaba, pero no porque el delito no existiera; de tener abierta otra causa judicial en Reino Unido; y de los daños que ha causado a la confianza institucional y la imagen exterior de España, lo que Juan Carlos I le ha dicho a España este fin de semana es un rotundo: “¡¿Y qué?!” Por si quedaban dudas, el recién elegido presidente de la Xunta de Galicia agradeció la visita alegando que el viaje del Emérito pondría a Galicia en el mapa. De nuevo, “¡¿Y qué?!”

Asistimos a una normalización en toda regla de la corrupción, de la ruptura de las normas, de lo que podríamos denominar sentido elemental del decoro. Merced a un estudiado ejercicio de relativización de cualquier acto contrario a las leyes y a la ética más elemental —siempre que sea llevado a cabo por los “españoles de bien”—, los fans de Macarena Olona son perfectamente capaces de justificar el empadronamiento trucado de la candidata de Vox a las próximas andaluzas. Les basta con proclamar que eso lo hacen o lo han hecho los demás partidos, los migrantes sin papeles o cualquier persona que quiera librarse de pagar el impuesto municipal de circulación de una gran ciudad. Con el ventilador en marcha, ni las desveladas conversaciones de Villarejo con Cospedal o con Aguirre, ni las comisiones ni los fraudes de ley ni cualquier posible delito son algo de lo que avergonzarse; al contrario, permiten adoptar una pose desafiante, volver la oración por pasiva contra los adversarios políticos e incluso ganar apoyos entre la hinchada.

El “¡¿Y qué?!” es un grito descarado de desafío a las reglas y valores que no busca ampliar derechos o libertades, sino subvertir los mínimos elementos de convivencia. Frente a ello la izquierda no consigue encontrar el tono adecuado para defender los pilares básicos de la democracia sin acudir a lecciones moralizantes, discursos culpabilizadores o propuestas castrantes. Parece que esta vez lo que ha cambiado de bando es la rebeldía.

Todo se va volviendo más y más increíble. El sábado no hubo viento en Sanxenxo y el emérito subió al Bribón pero no llegó a navegar, el Congreso del PP madrileño acabó entre tremendas ovaciones a Aguirre y Almeida, Olona aseguró que las izquierdas cuestionan su empadronamiento fingido porque le tienen miedo. Esa misma tarde el canal Paramount Pictures ofreció al completo la trilogía de El Padrino. Comparada con la actualidad española, la truculenta historia de la familia Corleone parecía un sublime ejercicio de sutileza y elegancia moral. Al menos, ellos mantenían el decoro y una forma exquisita; sin macarradas.

Cristina Monge

Cristina Monge es politóloga y doctora por la Universidad de Zaragoza, donde elaboró, en el Departamento de Derecho Penal, Filosofía del Derecho, e Historia del Derecho, su tesis doctoral sobre la idea y práctica de participación en el movimiento del 15-M Máster en Unión Europea por la UNED, Postgrado en participación ciudadana por la Universidad de Zaragoza, Máster en comunicación política por la Universidad Autónoma de Barcelona, y experta en función gerencial de ONGs por ESADE. Profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza y tutora de Sociología y Ciencia Política en la UNED, colabora en centros de formación como el INAP y en estudios de postgrado de distintas universidades en materias relacionadas con la participación ciudadana, la calidad democrática y la emergencia climática. Es asesora ejecutiva de Fundación Ecología y Desarrollo y miembro del consejo asesor de la Fundación Renovables. Analista política para El País, Cadena SER, TVE, Infolibre, Green European Journal, y miembro del consejo editorial de la revista Ethic. En Agenda Pública coordina la sección de Transición Energética. Es autora de la monografía 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad (PUZ, 2017), que recoge buena parte de su tesis doctoral, y co-editora de la colección Más Cultura Política, Más Democracia (Gedisa), en la que además ha publicado Hackear la Política (2019).

Más publicaciones y noticias

Ir al contenido