Brexit: ¿solución al filo del abismo?